viernes, 26 de febrero de 2010

SIN PELEAS PARA LA FELICIDAD


Los pequeños con frecuencia pelean por su derecho a ser reconocidos. Es una constante lucha de rivalidad “inocente” que se da entre hermanos y compañeritos de clase, vecinos, primitos; esto lo hacen con el fin de demostrar a los demás y a ellos mismos su sentido de pertenencia, su territorialidad y sus capacidades. Los papitos normalmente reaccionan enojados y a toda costa tratan de imponer su autoridad; creyendo erróneamente que así calman la situación.
Si los papitos buscan las causas que provocan las peleas entre los niños, con seguridad solo se verán avocados a un cansancio agotador; ya que los pequeños no poseen madurez para entender que en la vida no se trata de competir, ni quién es mejor en algo, simplemente de tratar de hacer las cosas bien y vivir en armonía con los demás. Los niños pelean por cosas simples cómo: el control de la televisión, el asiento delantero del auto, ropa, zapatos, notas del colegio, regalos diferentes que les dan, juguetes, quién toca el botón del ascensor, la luz de la habitación, los deportes, etcétera. En si son cosas triviales que pueden convertirse en largas horas de llanto para ellos.

Lo primero es tener normas claras con antelación, por ejemplo “sales a jugar” pero te portas bien sin pelear…porque a la primera pelea, te entras.. la norma debe ser verificada que le quede clara al niño, luego escuchar argumentos, si el chico cae en una rabieta ni modo cumplir la norma establecida es prioritario, la paciencia es vital, pues si el adulto la deja perder, todos pierden… Un niño inquieto y de mal genio, en cualquier momento va a estallar. Los papitos deben arreglar esos pequeños problemas de carácter que más adelante pueden ser peor. Las rabietas y peleas deben arreglarse uno a uno, para poder escuchar las diferentes versiones de los protagonistas. Y posteriormente se el niño agresor pedir una disculpa, aceptar la culpa es necesario para que los chicos aprendan a controlar su carácter, y el otro a ejercitar el perdón.

Es un grave error castigar a los chicos peliones, mandándolos a estudiar, los castigos deben estar asociados a gustos que no interfieran con las necesidades básicas del pequeño, ejemplo no ver mas tele. Hay que aceptar que las peleas existen y que los papitos no las lograrán extinguir directamente, menos aún con gritos y castigos. Confiar en que es posible encausar las peleas y hacerlo pronto, pues lo peor sería que los hermanos se acostumbren a esta forma violenta de dirimir sus diferencias. Entender que aunque las pelas son “normales”, eso no significa que esta situación deba ser admitida. En resumen, calma, lucidez y claridad cuando empiezan los gritos y puñetazos de: él me hizo y yo no.

Durante la primera infancia la causa mas común de las pelas son los juguetes, y por favor los papitos no deben alentar las peleas con insinuaciones como: “si te pegan, pega tu el doble”, violencia solo genera mas violencia; algunos niños son premiados involuntariamente por su comportamiento agresivo. Por ejemplo, puede que un niño empuje a otro niño, tirándolo al piso y quitándole su juguete. Si el otro niño llora y se aleja, el niño agresivo se siente victorioso ya que consiguió el juguete. Es importante identificar si este patrón esta ocurriendo en los niños agresivos. Cuando las peleas son frecuentes, esto puede ser una señal de que el niño tiene otros problemas. Por ejemplo, puede estar triste o alterado, tener problemas controlando el coraje, haber sido testigo de violencia o haber sido la víctima de abuso en el cuidado diurno, en la escuela o en el hogar. Las investigaciones han demostrado que los niños que son físicamente agresivos a temprana edad tienen la tendencia a continuar dicho comportamiento cuando son mayores. Los estudios también han demostrado que los niños que son expuestos a la violencia y la agresión repetidamente a través de la televisión, los videos y las películas, actúan de manera más agresiva. Si un niño pequeño tiene problemas persistentes con la acción de pelear y de morder o exhibe un comportamiento agresivo, los papitos deben buscar la ayuda profesional de un psiquiatra de niños y adolescentes o de otro profesional de la salud mental que se especialice en la evaluación y tratamiento de los problemas del comportamiento en los niños pequeños. Nuevamente aquí hay que traer a colación al ejemplo como el mejor maestro, un chico que vive en un ambiente donde todo se soluciona a los gritos y está continuamente expuesto a peleas verbales agresivas entre sus papitos y adultos, inevitablemente será un chico agresivo. En la primera infancia son frecuente las `peleas entre hermanitos, esto muchas veces llega a preocupar a los papitos, si bien es cierto lo más saludable debería ser evitar las peleas, no se puede negar que éstas forman parte de la vida de los niños. La intervención temprana es mucho más efectiva. No hay que esperar a que el niño empiece a mostrar un comportamiento más agresivo. Hay que mediar tan pronto se observe que el niño se siente frustrado o que se está alterando.

Cuando los niños pequeños pelean a menudo, la “supervisión” debe ser mas cercana. Si el niño le pega a otro niño, de inmediato separe los dos niños. Luego trate de consolar y atender al niño que ha sido golpeado, e inmediatamente acuda a las normas establecidas. Al bebé que comienza a caminar (de 1 a 2 años) hay que decirle: "NO SE PEGA, DUELE CUANDO PEGAS". Al niño pequeño (de 2 a 3 años) SE LE DICE: "YO SÉ QUE ESTAS ENOJADO, PERO NO PEGUES. CUANDO PEGAS DUELE" Esto comienza a enseñarle la empatía hacia otros niños. Además cuando se esta ya en calma se le puede preguntar, si a él le gustaría que le hicieran eso, pegar por ejemplo, jamás por ningún motivo solucionar con más golpes la pelea. Esto le enseña al niño a usar comportamiento agresivo.

Los papitos no deben ignorar o menospreciar las peleas entre niños cualquiera que sea su relación, hermanos, compañeritos, vecinos, amiguitos, en fin. Hay que enseñarles con una gran dosis de dulzura que la agresión no es la forma correcta para conseguir lo que uno quiere. Por ejemplo: imaginemos el caso de dos niños, uno de 6 y otro de 4 años de edad. El mayor está jugando con una pelota hasta que el más pequeño aparece para quitársela. Y ahí se forman peleas y gritería. El pequeño grita y patalea porque quiere la pelota. Interviene los adultos y exigen s que el mayor conceda la pelota al más pequeño. Con eso se estará reforzando de una manera positiva a que el pequeño siempre patalee y grite para conseguir lo que quiere. Entonces una solución prudente es guardar la peloto, ni para el uno ni para el otro.

Frente a las peleas entre chicos, el papel de los papitos es fundamental, ya que un adecuado manejo por parte de ellos puede facilitar que los niños aprendan a resolver sus propios problemas por sí solos, a compartir, a encontrar soluciones y a comprender que a veces se gana y en otras ocasiones se pierde. Ante cualquier circunstancia, lo importante es explicarles con anterioridad las reglas que todos deben seguir y que si no se cumplen habrá consecuencias. Los especialistas consideran que las peleas tienen causales diferentes como: La necesidad de ser queridos; esto hace que los niños quieran tener la atención de los papitos o adultos a cargo; en estos casos el hermano es visto como un competidor respecto al amor de sus progenitores y es común que imaginen que quieren más al otro, por esta razón se debe evitar ponerse de lado de uno de ellos en el momento de la peleas. Cuando no desean compartir: los niños comúnmente pelean por un juguete o cuando el otro chico coge algo que le pertenece, lo que más les importa es competir y posesionarse de lo que consideran suyo. Cuando sienten que existen preferencias por alguno en el caso de hermanitos, compañeritos, primitos, hay que ser equitativos en la atención que se les presta, en estos casos las correcciones y castigos deben ser parejos; hay que evitar que los chicos piensen en que hay un “preferido”, por tanto es probable que exista mayor rivalidad entre ambos. Algún cambio en su entorno, un conflicto en el ambiente familiar o en la escuela puede generar estrés en los niños y propiciar este tipo de conductas.

Caricias Calientitas recomienda incentivar, motivar a los hijos únicos como a los hermanitos a que aprendan a resolver sus conflictos por sí solos y sólo intervenir en casos extremos. Conversar con ellos, con dulzura, amabilidad y mucha claridad cuando los niños no llegan a solucionar el conflicto, hay que escucharlos para que puedan calmarse y reflexionar sobre lo sucedido, si es necesario hacer que estén separados por un momento para evitar que continúen peleando y puedan calmarse. Las comparaciones son odiosas, como por ejemplo “entiende, el es más chiquito…”; esto sólo aumenta la rivalidad entre ellos y la rabia, igual plantear situaciones hipotéticas que esto le sucede a los niños desobedientes… al grano, la situación real es la que necesita solución… Felicitarlos cuando no peleen, elogiar a ambos cuando compartan o solucionen sus conflictos, esto hará que las conductas adecuadas se repitan. Enseñar con “EJEMPLO” que pelear no es la solución, por ejemplo si la pelea es por algún objeto específico o un juguete, el niño debe darse cuenta que el pelear sólo ocasionará perderlo. En este caso la intervención de los papitos o el adulto a cargo, es decisiva ya que deben establecer las normas o consecuencias de las conductas inadecuadas de los niños. Y siempre cumplirlas. Aunque suene repetitivo hay que enseñarles con el ejemplo, es obvio que si el niño observa peleas entre los papitos, seguirá este modelo, pues creerá que es la única forma de resolver los problemas.

Con Caricias Calientitas

En primer lugar, debo deciros que es incluso saludable que los más pequeños se peleen, ya que de esta forma reafirman su personalidad y canalizan la energía. Si a la mínima acudimos a hacer de jueces, no les damos la oportunidad de que aprendan a tratar con iguales y utilicen sus propios recursos para solucionar sus problemas. Porintervenir antes no solucionaremos los problemas, porque las peleas se van a repetir.

miércoles, 24 de febrero de 2010

INTELIGENCIA PARA LA FELICIDAD


Educar, sentimientos e Inteligencia emocional de alguna manera resulta curioso, la pregunta es, ¿qué nos hace felices?, es la forma en la que se perciben las situaciones de cualquier índole. Pensar en un chico, en un hijo, uno cualquiera, al que normalmente todo lo que desea y quiere lo tiene rápidamente, pues los papitos están a su merced, pues hay que decirlo le costará mucho llegar a ser feliz, pues nunca tiene oportunidad de luchar y menos de solucionar problemas. Y bueno volviendo al tema, será que se puede educar para la felicidad desde la inteligencia emocional?. Claro que se puede es un deber, los papitos están obligados, comprometidos a que sus hijos crezcan con un equilibrio emocional.

Por eso está muy bien este concepto inventado no hace mucho: “inteligencia emocional”. Porque para potencializar sanos sentimientos, felicidad es necesario desarrollar habilidades y destrezas para la vida, y ojo hay que empezar por la vida propia porque es imposible dar de lo que no se tiene. Es mejor educar para la felicidad que forjar grandes profesionales sin sentimientos de bondad, compasión, respeto. Un error muy común es pensar que estos asuntos son tan importantes y graves, y el hijo tan pequeño e inexperto, que no hay nada que se pueda hacer. Y los papitos se dicen, después llegará el momento, pues tengo para decirles que la inteligencia emocional se estimula desde la gestación de manera que animo y a recuperar el tiempo perdido, ya que es un proceso de madurez, y ahí siempre hay cosas que se pueden hacer para mejorarlo, cosas que, o las hacemos nosotros, o no las hará nadie. La escuela está para cultivar la inteligencia de conocimientos y las normas de educación. Pero no hay asignatura ni profesor con el suficiente tiempo y empatía como para ver a cada alumno, individualmente, y enseñarle a orientar sus sentimientos. O lo hacen los papitos, o los chicos tendrán que crecer en este aspecto como buenamente puedan. Madurar sentimentalmente significa tener capacidad para entender a los demás, darle a los problemas la importancia que tienen (ni más ni menos), no hacer una montaña de defectos personales, y mucho menos, de los demás, … en una palabra: se trata de orientar la atención de una forma sana.

Los niños, en esto, son un torbellino de sorpresas. El mundo, tanto el de fuera como el interno, es nuevo, hay que descubrirlo, y para ello, pueden quedarse mirando la cosa más pequeña durante horas, ya sea una hormiga roja transportando una miga de pan, o un sentimiento de rencor por un compañero que le acaba de quitar la pelota, por ejemplo, le quitaron su juguete preferido, y que eso sí le lleva a sentir un cierto rencor y si nadie lo orienta se queda en ese sentimiento, que además desencadena la fea y horrorosa envidia… Los pequeños en su cabecita van almacenando ciertos comportamientos y conclusiones desequilibradas que le llevarán a tener una mala relación con sus sentimientos. Por eso los papitos tienen que estar ahí, observarle y escucharle atentamente para advertir si están echando en él raíces esos hábitos que, una vez crecidos, lo van a llevar a la empatía, la humildad y la paciencia, o, en cambio, empieza a repetir respuestas que no le hacen ningún bien.

Para potencializar la inteligencia emocional los papitos pueden hacerse varias preguntas: -¿Qué cosas hace el niño cuando se enoja? Estos berrinches, ¿son frecuentes o no? -Si el niño no tiene algo que desea, ¿cómo reacciona? ¿Se pone impaciente, o cada vez acepta mejor que no puede tenerlo todo? -Cuando tiene un problema, ¿se calla, viene inmediatamente a contarlo, o se calla y cambia su forma de actuar?. A todo esto, el pequeño, ¿tiene épocas en las que está más callado? ¿Qué tipo de preocupaciones le llevan a ello? - Le han visto jugar con otros niños de su edad. ¿Qué pasa cuando hay una discusión? ¿Cómo se porta? ¿Es el que más levanta la voz? Hay que tener presente que la clave de todo este proceso es siempre observar al niño, estar lo suficientemente cerca de él como para redirigirle cuando tiene un pensamiento equivocado. Para hacerlo, hay que estar a su lado y verle con sinceridad y honestidad, sin ignorar sus fallos, sin creer ni que “la culpa es de los demás” ni que “es que siempre te pasan a ti las cosas”. El equilibrio emocional no se enseña: se transmite, tenía que salir el ejemplo que es el mejor maestro. Por lo que, el primer paso, está en los papitos, en saber dirigir a una forma de actuar y sentir equilibrada. Ojo tampoco excederse en estar a su lado cual policía, supervisor... se trata de dar respuestas oportunas a las preguntas planteadas mas arriba. Y es que, para cuidar bien a un niño, primero hay que cuidarse bien uno mismo. ¡Ánimo!

Los niños pequeños se entregan totalmente a su entorno físico; absorben el mundo sobre todo a través de sus sentidos y responden con el modo más activo de aprendizaje y conocimiento: la imitación. La imitación es la capacidad de identificarse con el entorno a través de la voluntad activa: la acción y el hacer. Todo, amor, alegría, odio, inteligencia, por eso el tono de voz, el contacto físico, los gestos corporales, la luz, la oscuridad, el color, la armonía, y la desarmonía, son influencias absorbidas por el organismo físico, todavía muy maleable, y afectan al cuerpo y la inteligencia emocional para toda la vida. Los educadores para la felicidad, docentes, jardineras, abuelitas, tías, madrinas, en fin todos los adultos que comparten con el niño desde su nacimiento tienen la responsabilidad de crear un entorno que sea digno de esta imitación incondicional del niño. El entorno debe ofrecer al niño amplias oportunidades para la imitación plena de sentido y para el juego creativo. Esto apoya al niño en la actividad central de estos primeros años: el desarrollo de su organismo físico. Desviar las energías del niño de esta tarea fundamental para atender exigencias intelectuales prematuras le roba al niño la salud y vitalidad para su vida posterior. En últimas, debilita las mismas capacidades de juicio e inteligencia práctica que el maestro quiere fomentar.

En el jardín, los niños juegan a cocinar; se disfrazan y se vuelven madres y padres, reyes y reinas; cantan, pintan y dibujan, juegan a imitar los oficios de los adultos; a través de canciones y poemas aprenden a disfrutar el idioma; aprenden a jugar juntos, escuchan historias, ven obras de títeres, hacen pan, preparan sopa y ensaladas de frutas, modelan con plastilina y construyen casas a partir de telas y cajas. Involucrarse en forma total en este tipo de trabajos es la mejor preparación del niño para la vida. Desarrolla las capacidades de concentración, el interés, y el amor por aprender. La inteligencia es la capacidad para resolver problemas nuevos, para Piaget, científico del desarrollo infantil, es la capacidad de adaptarse al medio. El desarrollo de la inteligencia comprende una serie de estadios y cada uno supone un avance respecto del anterior: Al nacer, el niño cuenta con sentidos y reflejos que hace uso de manera automática, no voluntaria y son los principales elementos que utilizará para adaptarse a su ambiente. Posteriormente gracias al uso de sus sentidos, es capaz de atender a un objeto, sus acciones pasan de ser simples reflejos a acciones voluntarias orientadas por los estímulos externos. Finalizando el primer año de vida, se convierte en un pequeño explorador, ahora buscará nuevas estrategias o medios para magnificar su espiritu investigativo, o resolver un problema. Así por ejemplo, para conseguir su juguete será capaz de utilizar algún instrumento para atraerlo o jalar la tela sobre la que está colocado y cogerlo. Esta inteligencia práctica, parte de la etapa sensorio-motora, llega a su máxima evolución entre los 18 y 24 meses. A los 2 años, dice Piaget, el pensamiento simbólico es la clave para la inteligencia verdadera. Permite que los niños formen sus propias ideas y usen su imaginación. Antes necesitaban tener un objeto concreto como una pelota frente a ellos para demostrar que querían jugar, pero ahora pueden imaginarla y usar un símbolo como la palabra “pelota” para describir lo que quieren hacer. Entre los 3 y 6 años su pensamiento está cada vez más desarrollado en relación con el desarrollo de su lenguaje, se encuentra atravesando el periodo pre-operatorio, ahora puede asociar imágenes, objetos, acciones y palabras. Se interesa por aspectos de la vida cotidiana, sus juegos principales son hablar por teléfono, peinarse, jugar a la comida. Comienza además a clasificar y seriar objetos según su forma y color, establecer categorías y de esta forma sentar las bases para el aprendizaje de conceptos matemáticos.

La inteligencia emocional supera de manera desbordada el conocimiento académico, pues sin ella el niño estará en el lugar equivocado siempre. La inteligencia emocional se estimula con sentimientos o ejemplos de actitudes amables, tiernas, dulces, justas, alegres, sin descartar obstáculos que serán superados en ocasiones con ayuda de los papitos pero en lo posible en la medida proporcional a la edad hay que dejarlos que intenten sus propios métodos, siempre y cuando no sean agresivos, ni representes niveles de frustración. La inteligencia emocional se alimenta con un lenguaje amoroso y positivo, las preguntas absurdas estimulan la creatividad que es un detonante fantástico para la inteligencia emocional.

Con Caricias Calientitas
La inteligencia emocional es la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, y el conocimiento para manejarlos.

sábado, 20 de febrero de 2010

PARTOS PARA LA FELICIDAD


Ser madre es la tarea más dulce, en la vida de una mujer, claro sin desconocer que también es difícil. Tal vez por eso muchas mujeres dudan si están o no preparadas para ello. Durante la dulce espera, o sea el tiempo de gestación, además de las emociones y de las expectativas, también surgen dudas en cuanto al parto, al dar o no el pecho al bebé, o si sabrá controlar los llantos del pequeño. Dudas como estas siempre rondarán las cabecitas de muchas mamitas. Para despejar esas inquietudes, lo mejor es buscar estar más preparada a todo. Preguntar al médico sobre los cursos de preparación para el parto, y los que también dan informaciones acerca de los cuidados y las técnicas correctas para dar el pecho. Y la verdad a medida que pasa el tiempo las mamitas van aprendiendo con la experiencia.
El trabajo de parto es una de las principales preocupaciones de la mujer embarazada, especialmente de las que son primerizas; ser mamita es un trabajo que se aprende con la práctica, y prepararse para el parto es una cuestión de informarse para que puedan estar más tranquilas. Aunque se desconozca acerca del proceso y de las etapas del parto, los cursos de preparación para el parto pueden ayudar en este sentido. También hay que conocer los alternativos métodos de parto, y hablar con el médico acerca del parto que le es más conveniente. Existen llamados universales al parto como las contracciones cada 5 o 10 minutos, romper la placenta y la expulsión de un líquido de color marrón verdoso oscuro con manchas, este fantástico momento de abrazar ya al bebé suele durar de 8 a 12 horas. Claro que existen excepciones. Todo depende del estado de la mamita y del bebé. El trabajo de parto se inicia con las primeras contracciones provocadas por la reducción del cuello uterino hasta que este desaparezca por completo. Las contracciones suelen ocurrir cada 20 ó 30 minutos, con una duración de 15 a 20 segundos cada una. Una vez desaparecido el cuello del útero, las contracciones aumentan debido a la dilatación progresiva del cuello que deberá presentar una apertura máxima de 10 cm para que pueda dar paso al bebé. Hasta que el bebé salga, este proceso suele durar aproximadamente de 6 a 8 horas, dependiendo si es o no el primer parto de la mamita. Se siente una sensación de calor, estiramiento y ardor en la vagina, acompañado de sudoración alrededor de la boca, cuando el cuello alcance los 10 cm de dilatación, se inicia el proceso de expulsión del bebé, hay quienes aseguran que el momento del nacimiento es “orgasmal”. En este momento preceden dolores, pero el sentimiento de alivio será intenso y la mamita puede disfrutar de la alegría porque, ¡el bebé acaba de nacer! El parto se termina con la expulsión de la placenta.
Una buena clase de preparación para el parto puede ser aconsejada por el médico o por el hospital donde nacerá el bebé. Hay que acudir a los cursos, hablar con la instructora, asegurar que el horario es adecuado para los papitos, las clases ayudan a aprender técnicas de respiración y relajación que se deben utilizar para aliviar los dolores de la mamita durante el proceso de parto. Hoy en día estos cursos se toman con varias parejas de manera que se esta acompañada, situación que produce seguridad y tranquilidad. Cada parto es distinto y no se puede generalizar. Después del parto la mamita estará en observación para asegurarse de que no existen problemas. Le medirán la temperatura, el pulso, la respiración y la presión. Si su estado está dentro de la normalidad ya podrá empezar a dar el pecho al bebé. En realidad, el mejor trabajo de parto no tiene que ver con una fórmula mágica, sino que debe responder a los deseos y fantasías de la mamita gestante, por lo tanto, el mejor parto es el que más se disfruta o el que menos se padece. Soñar con el momento del nacimiento es entrar en un túnel hacia el futuro en donde se mezclan un poco de realidad y un poco de fantasías. La mamita puede crear su propia historia desde lo que conoce. Utilizar las experiencias buenas y desechar las que no fueron tan buenas. La forma de vivir el trabajo de parto tiene que ver con la personalidad, con lo preparada que se esté para recibir al tesoro mas grande que alguna vez existió; y también con el umbral del dolor. Tal vez el secreto esté en amigarse con las contracciones y dejarlas que ayuden a la hora de completar la dilatación y la expulsión del recién nacido. Algo como: “Gracias contracción por ayudarme a dilatar el cuello del útero y permitirme tener fuerzas para sacar a mi bebé” De todos es bien sabido que ¡sin contracciones no hay parto! Las mamitas como una preparación emocional pueden soñar, imaginar el momento del parto que les encantaría tener, la actitud que le gustaría expresar al bebé, es como inventar un cuento del nacimiento que se quiere para ese hijo. Por su puesto la felicidad debe estar presente en ese cuento como protagonista de la dulce bienvenida; contemplar con los ojos cerrados la perfección, que tal los tobillos son como puntitos de ternura, escuchar música suave, y botar los miedos, que también son normales, pero mejor desecharlos. Repasar el cuento compartirlos con todos los que hacen parte de él, alimentar el cuento con las fantasías del papito, sin entrar en detalles de la fantasía el obstetra debe conocer los deseos de la mamita, claro porque el es un protagonista importante, si quieres un parto vaginal, si quieres natural sin anestesia, con un parto vaginal, él médico tiene que saberlo, obviamente las decisiones deben estar basadas en la seguridad del bebé y la mamita. No sé si secretos para eliminar los temores, pero si es una forma de llegar al parto con una actitud, serena, amable, dulce como debe ser; por ejemplo escribir en una hoja los temores y luego pasarlos a positivo, ejemplo: miedo, tengo miedo a la episiotomía – Positivo: si el médico decide practicar una episiotomía, seguramente será porque mi bebé es grandote y para impedir que me desgarre. Otro de los temas que hay tocar cuando de parto se trata es la famosa epidural, y recordar siempre que, «es un derecho» y es la mujer, y sólo la mujer, la que debe decidir si quiere dar a luz con esta anestesia o sin ella, por experiencia aconsejo el parto sin anestesia, la recuperación física es mas rápida, pero igual está demostrado que anestesia se tranquilizan las mamitas y sufren menos, aunque un parto natural «es sencillo y gratificante». Estar rodeadas de otras mamitas gestantes es un importante como apoyo moral, vídeos, charlas, respuestas, una visión general y específica, la visita al centro hospitalario, todo ello hace sentir más segura a la mamita, al igual que comienza a relajarse. Aprender a respirar es una medida importante y necesaria para controlar el dolor y poder superar mejor el parto, esta enseñanza tiene que llegar también a los felices papitos, para que entre los dos consigan que todo sea más sencillo. En los centros de salud se organizan estas charlas dependiendo de los meses de gestación, y los grupos se dan cita en las mismas instalaciones para recibir ese apoyo que tanto busca la feliz pareja.
El amor no es tema exclusivo de los enamorados, el amor debe impregnar, saturar, el amor se debe respirar durante el parto; hoy en día los científicos de diversas disciplinas han llegado a una conclusión: la importancia que tiene todo lo que sucede en el inicio de la vida para desarrollar la capacidad de amar. Es fundamental no perturbar demasiado el parto para que la mamita y bebé puedan desarrollar ese amor. Para que un parto sea fácil, hay que redescubrir las necesidades básicas de afecto que compartimos con todos los seres humanos, y el amor debe liderar esté momento, por lo tanto el entorno debe ser calido, tierno, amable, dulce, diligente, oportuno, el entorno debe estar lleno de amor, la mamita revestida con una actitud maternal inagotable, recordar su cuento y al momento de tener el bebé en brazos ojala entes de cortarle el cordón umbilical, llamarlo por su nombre y cubrirlo de besos de algodón de azúcar, besitos tiernos. Un tema esquivo es la presencia de los papitos en el parto, pues nuevamente la decisión esta en manos de la feliz pareja, pero ojo que algunos papitos resultan flojos y se desmayan.. Entonces mas sirve quien no estorba dice el refrán.
Una psicoterapeuta explica las principales causas de la ausencia del vínculo afectivo – amor- entre la mamita y el recién nacido, entre las que aparece el tipo de parto que se tenga, por ejemplo dicen que parto natural mas amor, cesárea menos amor, Caricias Calientitas se inclina mas por la actitud, de manera pues para todas las lectoras embarazadas próximas a dar a luz felices partos, Lineth, Adriana, Diana, en fin para todas una lluvia de gotitas de amor para que ese momento sea de felicidad perpetua.

Con Caricias Calientitas.

Como estamos en la Semana Mundial del Parto Respetado y el tema de este año es la urgente Disminución de las Cesáreas Innecesarias. Quise compartir con ustedes este interesante articulo que encontré, en Ser Padres, la idea es que muchas madres se informen más al respecto para que vivan su parto como lo desean y hagan valer sus derechos, la Marvillosa experiencia de dar a luz a nuestros hijos nos pertenece, por ello si estas embarazada te invito a que te informes, pregunta hasta que logres encontrar lo que buscas, no te conformes...

jueves, 18 de febrero de 2010

CAMINADORES PARA LA FELICIDAD


El Caminador, un utensilio que tiene cuatro patas con ruedas y viene protegido con una baranda para que el bebé se sostenga y no se vaya de bruces; el niño estando sentado o semi-sentado puede con sus piernas impulsarse y desplazarse. Su uso es antiguo, es casi una costumbre que actualmente se está dejando de lado por recomendación de la mayoría de los pediatras. El caminador no enseña a caminar al niño, aunque a la vista parece desplazarse fácilmente, e inclusive mueva sus piernas como si estuviera caminando, no está aprendiendo a sostener su cuerpo ni ejercita su equilibrio, que son requisitos básicos para poder caminar; la verdad el caminador no goza de buena reputación entre lo expertos, tiene una serie de desventajas como: retrasar la función motora: para caminar es recomendable pasar por etapas (sentarse, gatear, ponerse de pie, etc.), al usar el caminador o andador continuamente, el niño estará saltándose estas etapas y sólo estará sentado o semi-sentado impulsándose con los pies; el pequeño tiende a caminar hacia los lados en vez de caminar de frente, el balanceo de los brazos al caminar desaparece, lo cual es indispensable para la coordinación para caminar bien, la noción del espacio se distorsiona y su equilibrio se estanca porque no lo ejercita. . Y sin ser fatalista el caminador es causal de accidentes, y peor aun los adultos se confían de que el pequeño esta seguro y lo abandonan sin supervisión y entonces la libertad se vuelve líder de la exploración y como no tiene noción del manejo del espacio, puede fácilmente rodar por las escaleras, coger objetos peligrosos (medicamentos, insecticidas, objetos que se pueden romper, etc.), entrar a la cocina y quemarse, volcar objetos pesados, etc. Otro detalle maluco es que los chicos experimentan pereza por esforzarse solos, pues el caminador los “mal sostiene” .

Actualmente el caminador esta lleno de enemigos, pero como todo también tiene algunitas ventajas, siempre y cuando se le catalogue como parte de entretenimiento y no como una forma de enseñarle a caminar, costumbre o como una forma de descansar del niño: por aquello de la libertad que experimenta el pequeñín, la alegría lo invade, su espíritu aventurero se descarga con emociones indescriptibles, mejor dicho un chico a todo dar!!!!!! Esta experiencia debe ser por momentos cortos con una guía con amor, dulzura, ternura, atención, dedicación, por ejemplo supervisar juiciosamente la distancia entre el piso y las ingles de niño, pues si es muy corta el ejercicio estará incentivando que las piernas se arqueen, y posteriormente los problemas serán mayores. Los papitos y educadores para la felicidad deben tener bien claro que el caminador no es una “ayuda” sino que debe considerarse una distracción para el niño, el niño sólo se beneficiará de un caminador siempre y cuando: Jamás usarlo “para que no moleste a los adultos”, “para poder hacer las cosas de la casa” porque en estos casos el pequeñín no estará supervisando y el niño puede sufrir un accidente. Recodar que el niño necesita gatear, caminar agarrándose de los muebles o de su mano, que el caminador sea una experiencia corta en el día a día del niño.

El caminador se ha ganado la antipatía de muchos pediatras y de varios papitos que consideran al taca-taca como el “anti-ayudador” para aprender a caminar y el causante de graves accidentes. Los médicos no recomiendan su uso, y hasta hay quienes piensan que debería estar prohibido como sucede en Canadá. Según los expertos, no está comprobado que cumpla una función de aprendizaje de la marcha y son muchas las desventajas que acarrea su uso. Como que puede llegar a arquear las piernas del bebé al colocarlo cuando aún no están preparadas para soportar su peso. Que, al estar semi sentado, no le enseña a ejercitar el equilibrio. O que los niños llegan a adquirir una velocidad que luego no es la del caminante real, sin la ayuda de las ruedas; y que adquieren una falsa autonomía, una sensación de omnipotencia irreal, entre otras contras.
Otro tema preocupante es la alta incidencia de accidentes provocados por el caminador. Según la Asociación Española de Pediatría se encuentra entre las causas frecuentes de accidentes graves en el segundo semestre de vida. Caídas por las escaleras, golpes, heridas, vuelcos, quemaduras y una infinita cantidad de etcéteras están a la orden del día. El caminador le brinda al niño demasiada movilidad antes de lo que sería normal, poniendo a su alcance objetos o situaciones potencialmente peligrosas como cajones, estufas, escalones, productos tóxicos y más. Para los papitos puede parecer una tranquilidad que el bebé sea algo independiente y los hace bajar la guardia ante posibles riesgos. Se conocen casos en los que el niño aprendió a caminar en puntas de pie por el entrenamiento que había tenido con el caminador, con las consecuencias negativas que eso puede tener a nivel muscular. Para que el bebé se entretenga con seguridad hay buenas alternativas al caminador como pueden ser las mantitas interactivas, el saltador que se engancha al marco de la puerta, ponerle juguetes en la bandeja de la trona, el corre-pasillos para cuando empiezan a mantenerse de pie, o simplemente sentarlo en el suelo rodeado de sus juguetes favoritos, y con un papito una mamita brindando una mano amiga, que le ofrece seguridad, calidez, jugando a que el chico de pasos en pos de un juguete llamativo, dándole aplausos de estimulación, caricias, besitos cada vez que el chico hace una acción de marcha correcta, animando después de caídas pequeñas, estimulando con amor y celebrando esta maravillosa etapa en vez de dejarla a merced de un caminador.

Todas las etapas de crecimiento, son maravillosas oportunidades para expresar afecto, seguridad, calidez, mimos, son momentos que pasan supremamente rápido y lo mejor de todos los momentos aprovechados es que se crean lazos de afecto, confianza duradero, estables, irreversibles, animo papitos y mamitas que educar para la felicidad sea su mayor felicidad!

Con Caricias Calientitas

Muchas asociaciones o academias de pediatría no recomiendan el uso de los andadores. Estos se anuncian , para niños que generalmente ya saben sentarse sin problemas, pero que todavía no tienen estabilidad necesaria para caminar.

martes, 16 de febrero de 2010

VACUNAS PARA LA FELICIDAD


Los papitos saben mejor que nadie que desde que el pequeño nace, será vacunado para protegerle contra multitud de enfermedades. Sin embargo, por la amplia variedad de dolencias y las dificultades de los términos médicos, pocos realmente conocen en qué consiste realmente cada enfermedad. Que si, varicela, neumococo, rotavirus, polio, hepatitis A, etc. Existen doce enfermedades contra las que se pueden vacunar los chicos, diez de ellas obligatorias en todas las comunidades autónomas. A excepción de la gripe, todas tienen algo en común, pueden ser enfermedades de extrema gravedad que hace décadas se llevaban miles de vidas por delante. Es importante que ante cualquier duda relacionada con este tema se consulte al pediatra, y él les dará la asesoría oportuna, clara y viable, y gracias a las vacunas se esta garantizando en parte la felicidad de los niños, pues salud hace parte de un chico feliz.
Hoy en día existen algunas asociaciones contrarias al sistema actual de vacunación. La posibilidad de que provoquen efectos adversos o la falta de información por parte de las autoridades médicas son algunas de las razones que estas agrupaciones alegan. La Liga para la Libertad de Vacunación es una asociación fundada en Barcelona en 1989 que busca luchar contra la “rigidez e indiscriminación de los programas vacúnales”. Según su opinión, la humanidad ha estado y estará siempre conviviendo con microorganismos. Por lo que la solución no es la inoculación, sino la mejora de las condiciones de vida para que su sistema inmunológico se encuentre en mejor estado. Su petición se basa es dejar que los papitos decidan libremente si quieren vacunar los chicos. Existen más de 30 asociaciones en el mundo con intereses similares a la Liga para la Libertad de Vacunación.
Bueno volviendo a los primeros años de vida del niño que son decisivos para la salud de una persona, la vacunación contra enfermedades infecciosas importantes es primordial desde el nacimiento. En muchos países esta tarea la facilitan las autoridades sanitarias que se hacen cargo de la elaboración de un calendario de vacunación sistemática en el que se detallan las inmunizaciones necesarias y las edades a las que se deben administrar. Es imprescindible que los papitos sean conscientes de la importancia de que el bebé o niño se encuentra protegido de todas aquellas enfermedades que se puedan prevenir mediante este sistema, Caricias Calientitas cree que vacunar también es un acto de amor, pues son muchas las infecciones que se pueden evitar, estableciendo la protección desde los primeros años de vida. Entre ellas se destacan la difteria, el tétanos, la tos ferina, poliomielitis, sarampión, rubéola, parotiditis (paperas) o la hepatitis por virus B. Asimismo, conviene saber quienes son los especialistas que pueden vacunar al niño, como el pediatra o médico de cabecera, el personal de los centros de vacunación locales o municipales, así como el de centros de asistencia primaria con servicio de vacunación. Además, hay que señalar que las vacunas se administran de forma gratuita a todos los niños que hayan nacido en territorio nacional y que los colegios exigen el cumplimiento del calendario para el ingreso en el centro.
Y qué es la vacunación, es el proceso médico que implica la protección del pequeñín para evitar que adquiera determinadas infecciones, además, implica protección durante el mayor tiempo posible e, incluso, las hay que ofrecen inmunidad durante toda la vida. La vacunación apareció el siglo pasado y supuso un logro médico, ya que permite vencer un gran número de enfermedades infecciosas, además de ayudar a restringir la propagación de patógenos causantes de enfermedades en determinadas comunidades. Este gran invento tiene su origen en los estudios del científico francés Louis Pasteur.
En un periodo de tiempo determinado, las vacunas suelen acabar con el virus, motivo por el cual desde su aparición se han logrado erradicar algunas de las enfermedades que más daño han causado a la sociedad, provocando una elevada mortalidad infantil. Además, en periodos anteriores las personas adquirían en la infancia virus que dejaban en ellos severas secuelas permanentes. En la actualidad, muchos países subdesarrollados siguen siendo atacados por algunas de estas enfermedades y la vacuna se ha convertido en el único medio para prevenirlas. En el mundo Occidental se ha establecido la vacuna contra infecciones peligrosas de forma generalizada y es especialmente importante seguir los calendarios adecuados y comenzar con este proceso desde la infancia.
Con el auge de la globalización y las comunicaciones, las enfermedades tienen una mayor circulación, y es posible que, enfermedades que estaban erradicadas o ausentes, retornen en cualquier momento. Esto hace imprescindible mantener la vacunación preventiva, con lo cual se logra que las enfermedades reduzcan al máximo su aparición, y en ocasiones sean erradicadas como en el caso de la viruela.
Pues con prevención, desaparecen enfermedades como: La difteria.- Enfermedad respiratoria producida por bacterias. Que se transmite al toser y estornudar.
La haemophilus influenza tipo b (Hib).- Infección bacteriana severa que se presenta principalmente en niños pequeños, que se trasmita al toser y estornudar. La hepatitis A.- Enfermedad del hígado causada por el virus de la hepatitis A. Su trasmisión más frecuente es la contaminación fecal-oral. Otra forma es ingerir agua o alimentos contaminados. La hepatitis B.- enfermedad del hígado causada por el virus de la hepatitis B. Se transmite por contacto con sangre contaminada, o por mantener relaciones sexuales con una persona infectada. Vacuna. El sarampión.- Enfermedad febril causada por un virus, es de las más contagiosas. Las paperas, enfermedad de los nódulos linfáticos, causada por un virus. Igual se trasmite al toser y estornudar.
La tos ferina, enfermedad respiratoria causada por bacterias, también su contagio es elevado y nuevamente al toser y estornudar. Polio, una enfermedad del sistema linfático y nervioso. Ocasionalmente produce parálisis que puede provocar invalidez permanente y la muerte, su transmisión. Es por contacto con una persona infectada.
La rubéola, también conocida como sarampión alemán, enfermedad respiratoria causada por un virus, puede causar defectos de nacimiento si es contraída por mamitas que están embarazadas, puede dejar secuelas como cataratas, defectos cardíacos, retardo mental, daños en el hígado y en el bazo. Transmisión. Y se trasmite al toser y estornudar. El tétano, una enfermedad del sistema nervioso causada por un bacilo, llega a causar la muerte en un tercio de los casos, la bacteria entra al cuerpo a través de una herida en la piel. La varicela, enfermedad producida por un virus de la familia del herpes.
Bien papitos y mamitas, queda claro que se pueden prevenir enfermedades, que además de poner en riego la vida del pequeño, también dejan secuelas tristes e imborrables a nivel, físico, emocional, cerebral, en fin si bien en algunos países existe la libertad de elegir si los chicos se vacunan, es obvio que es mejor prevenir que curar y mas triste aun lamentar.
También existe la posibilidad creativa de vacunar a los papitos contra el maltrato infantil, que rico fuera que los adultos estuvieran inmunizados contra este mal que tanto daño hace a la humanidad, que delicia que los chicos se vacunen y en su pos vacunación y en todos los momentos de su infancia sea tratado con amor, dulzura, ternura, bondad, amabilidad; se dice, es mas bien como una creencia que las vacunas producen estados febriles, y decaimientos en los chicos, pero con una buena dosisi de caricias calientitas, el momento traumático de un pinchazo se supera con rapidez, ahora que hoy la mayoría de las vacunas con orales, y con los chicos mas grandes se puede jugar a vacunarse contra las rabietas, los actos egoístas, las malas palabras; las vacunas son otra oportunidad para estimular niños felices, nuevamente tácitamente aparece el agradecimiento por poder evitar las enfermedades, y a los chicos se le puede explicar claramente, oportunamente que le puede pasar si la vacuna no se aplica, por favor tampoco incurrir en laminas “dantescas” sencillo, se enferman las piernas y después no se puede caminar y mucho menos correr tras pompas de jabón, por ejemplo.
Los papitos y adultos educadores para felicidad se deben vacunar frecuentemente contra la impaciencia, la intolerancia y el irrespeto, pues son enfermedades que dejan secuelas emocionales en los niños y por favor jamar caer en la penosa enfermedad de pegarle a los chicos!!! No al maltrato infantil.

Con Caricias Calientitas

Las vacunas no solamente ayudan a que su niño se mantenga sano, también ayudan a todos los niños erradicando enfermedades graves de la niñez.

jueves, 11 de febrero de 2010

BAÑOS PARA LA FELICIDAD

La hora de bañarse para los niños en su primera infancia, debe ser un momento de placer, y no una pesadilla envuelta en exagerados cuidados. La bañera bastará con que esté bien limpia. Hay cientos de productos en el mercado que aseguran ser implacables con los gérmenes. A la hora de enjabonar, pues los bebés recién nacidos no necesitan jabón, el jabón les reseca la piel, y los mas grandecitos se les debe enjabonar con productos supremamente suaves, al bebé o al niño, es mejor que sean las manos de la mamita las encargadas de bañarle, de pronto una manopla de algodón, y mucho cuidado con enjabonarlos muchos pues se vuelven resbalosos y puede suceder un accidente. La esponja no es recomendable ni para el cuerpo ni para la colita ya que por mucho que se enjuague y aclare, nunca estarás segura de que, entre sus múltiples poros, los gérmenes no se han quedado escondidos.

La mejor forma de enseñar higiene a los pequeñines, se aprende desde bebés, es hacerlo mediante el ejemplo. Asegurarse de que el chico se lava las manos después de usar el lavabo, y tener un taburete en el cuarto de baño para que él pueda usar mas cómodamente el grifo del lavamanos; existe la formidable costumbre de lavar la colita en el lavamanos después de hacer popis, de paso se evitan las quemaduras. Cuando los chicos son más grandecitos, pocos son los que disfrutan con el lavado del cabello. De este modo, hay que procurar reducir el conflicto manteniendo el cabello corto, usando un champú infantil que no arda en los ojitos, u ofreciendo incentivos cómo permitir que el niño le lave a la mamita el cabello y le haga peinados divertidos. Los bebés recién nacidos no necesitan shampoo. A los chicos mas grandes les encanta lavar sus muñecos y juguetes preferidos.

Bañar una chica es diferente a bañar un chico, lave toda la zona cubierta por el pañal ( y secarla con cuidado. Cuando el niño tenga tres o cuatro años de edad, el prepucio estará más suelto y podrá retirarse sin emplear la fuerza. El momento del baño es íntimo, no hay que invitar al vecindario, a la familia, para nada, es un momento de contacto de amor, de dulzura, de nanas tiernas de masajitos, de caricias. Y bueno hay que seguir unos pasos simples para que el baño sea todo un éxito, En los bebés ponerlos en un sitio seguro mientras se alistan las cosas, ojo con la temperatura del agua, con el codo se puede probar la temperatura del agua, antes de poner al bebé dentro del agua. El agua no debe estar tan caliente, mucho menos helada. Los bebés pueden sufrir quemaduras serias si el agua está muy caliente. Bueno las sonrisas son vitales en un baño reconfortante, hay que sonreírle al pequeño y contarle que se va a bañar con agua, repetir la palabra agua, resulta estimulante para el pequeño, pues muy rápido por sus sonidos guturales que los primeros el bebé sorprende diciendo agua..! Sonreírle y hablarle mientras se le quita la ropita, obviamente cuando es bebé hay que sostenerle la cabecita, y los hombros si el niño todavía no puede sentarse. Despacito hay que irlo metiendo en el agua, nunca soltar al bebé, siempre mantener una mano sobre él/ ella. Con la otra mano enjabonarlos suavemente y con muy poco, poco jabón, en la cabeza y la cara jamás jabón; con una prenda de algodón supremamente suave se limpia cara y cabeza; cuidadosamente se saca el chico del agua, y se envuelve en una toalla de uso personal, si el clima lo permite se puede acostar un ratito desnudo para que chapaleé con sus piernas y explore sus pies, hay que secarlo con suaves toques, y hablarle del pie, la manino, el ombligo..todo.

Ojo jamás por ningún motivo dejarlo solo en la bañera.. no y no, ni siquiera por unos segundos! Y cuando los que se bañan son niños mas grandecitos, hay que poner reglas, por ejemplo no pararse en la tina, pues puede resbalarse, el uso del jabón son sumo cuidado, pues pueden deslizarse y caerse y un bebé enjabonado es muy escurridizo; si resulta difícil bañarle en el lavabo sin hacerle daño con los grifos, hacerlo en la bañera grande es incómodo, de modo que es casi imprescindible disponer de una bañera especial para bebés.

En climas calidos o costeros el baño es casi regla dos veces al día, los chicos que van al jardín por la mañana y en la noche después de piscina y mar es obligatorio el baño; la costumbre del baño diario, realmente es conveniente en los niños, recordar que la piel tiene sus propios mecanismos de limpieza y el excesivo uso de jabón y shampoo pueden irritarla, especialmente en bebés que la tienen muy sensible y cuando se emplea agua demasiado caliente. Un breve baño diario en agua tibia es bueno y a muchos bebés les relaja, convirtiéndose en una rutina a la que pronto les cuesta renunciar; pero, especialmente al principio. Por supuesto, hay que lavarles tantas veces como sea necesario la zona del pañal, la cara, las manos, las axilas y los pliegues de la piel, o cualquier zona que se haya ensuciado. Los bebés agradecen la seguridad de lo rutinario; lo más habitual es bañarlos antes de la última toma del día, pero se puede hacer a cualquier otra hora si a los papitos les va mejor.

Desde luego, no es nada recomendable intentar bañar a un bebé que está llorando de hambre, en general, es mejor que el baño no sea después de las tomas, no por el riesgo de un corte de digestión, que sólo podría producirse si pasasen frío, sino porque suelen preferir dormir y también es fácil que los movimientos provoquen alguna regurgitación.

Los jabones y shampoo para bebés deben ser suaves, neutros o muy poco ácidos, para no modificar la acidez natural de su piel; cuanto más sencilla sea su composición y menos fragancias incorporen, mejor. Las cremas o leches hidratantes aplicadas después del baño son muy útiles para mantener la humedad de la piel, pero un bebé con una piel sana no las necesita. Las colonias ocasionan problemas con cierta frecuencia; si se desea utilizar alguna, es mejor aplicarla sobre la ropa del bebé que sobre su piel. Y en adelante que el baño se convierta en momento de dulzura, sueños, que tal pompas de jabón, pispirispis, cuantos, cantos!!!

Con Caricias Calientitas

Hay bebés que lloran cuando les quitamos la ropa para bañarlos, parece como si el bebé no le gustara el baño y presintiera que lo van a bañar; pero esto no es así, lo que sucede es que simplemente es sensible a los cambios de temperatura al desvestirlos para bañarlos.

lunes, 8 de febrero de 2010

CUENTOS PARA LA FELICIDAD

Leerle un cuento a un pequeño es la mejor forma de estimularlo, o para que se quede dormido, los expertos dicen que también ayuda a su creatividad, fomentar su capacidad de escucha y concentración. Cuando los papitos narran cuentos a sus hijos desde la primera infancia, están realizando actos de amor. Los cuentos abren las puertas de la imaginación, los sueños y las fantasías, de lo mágico, pues en ellos todo resulta posible: los animales pueden hablar, aparecen palabras mágicas para abrir puertas, esto contribuye a mantener la capacidad de asombro en los niños e incentivar su creatividad. A través de los cuentos los niños aprenden que en la vida existen los roles y de esta manera aumenta su capacidad para desenvolverse mejor en el plano social. Los cuentos presentan mucha información geográfica e histórica que ayuda a un niño a empezar a ubicar diferentes momentos históricos y a aprender de una forma amena datos de cultura general. Además, los cuentos muestran como en la vida se van presentando problemas y que con habilidad se pueden ir resolviendo.

Los papitos se deben esmerar por seleccionar los cuentos que presenten valores, personajes buenos, que le permitan al pequeño tener modelos a seguir. Hay que hacer altos para explicar que hay malos, y que son rechazados por malos; y por su puesto resaltar a los buenos, buscar identificaciones, aprovechar momentos de suspenso para hacerles caer en cuenta que todo en la vida trae consecuencias, tanto las malas actuaciones como las buenas. De todos es sabido que es sumamente importante que los niños adquieran el hábito de la lectura, pero la gran dificultad reside en la falta de conocimiento de muchos papitos en cómo situar a su hijo en este fantástico camino. El interés por la lectura puede ser sugerido al niño de una forma sencilla, espontánea y duradera. El niño que empieza a tener contacto con los libros desde muy pequeño, antes de aprender a leer, simplemente ojeándolos, según algunas investigaciones, se encuentra más preparado para tener éxito en los estudios y en la vida de una forma general. Aquí el ejemplo es vital, si los papitos no leen es casi imposible que sus hijos desarrollen el habito de la lectura; el acto de leer o simplemente de ojear un libro hace niños más inteligentes, imaginativos y creativos. Y eso es lo que se quiere para todos los chicos, la optima utilización del tiempo libre, desde bebés se empieza a construir ese fabuloso hábito, en el cuarto de todo chico debe haber una mini biblioteca.

Para empezar, es necesario que el chico vea a sus papitos y los adultos que lo rodean, siempre que sea posible, con un libro en la mano. Los niños sentirán más interés por leer un libro si ven que este hábito está presente en su entorno. Los niños son los máximos imitadores lo hacen con precisión y excelencia, es mas el juego nace de la imitación, es su forma de aprender. Si ellos notan que les gusta leer y que tratan los libros con cuidado y respeto, ellos probablemente, harán lo mismo. Es necesario que los papitos, y aquí los docentes estén convencidos de que la lectura debe ser empleada como una forma más de diversión y no como una obligación. Los libros no deben ser introducidos a la cotidianidad del niño solo cuando él esté aprendiendo a leer o solo cuando él ingrese en la escuela. El contacto con los libros debe empezar antes. Yo diría que desde bebés, con libros seguros, gruesos de una sola imagen, existen en el mercado pequeños y curiosos libros hechos con tela, e incluso con material plástico indicados para el juego a la hora del baño. Existen también pequeños diccionarios para que los bebés se vayan familiarizando con las palabras, las letras, relacionándolas poco a poco a la imagen. El secreto a esta edad, es hacer que el bebé vea el libro como un juguete más, con el cual puede aprender, tornarse mayor, descubrir, crear fantasías, y oír muchas historias interesantes y encantadoras. Al principio, hay que dar preferencia a los libros ilustrados, con pocas palabras, y hacer que el niño lo toque, lo acaricie, lo huela, y tenga todo tipo de contacto con ellos. Existen libros que contienen sonidos incluidos y también trozos de lana, y de otros materiales para que los bebés disfruten también con el tacto. ¡Los hay también con olores!

Cuando estén un poquito más grandes, lo ideal es leerles en voz alta, siguiendo siempre las historias del libro. Es de especial importancia el tiempo que se dedica para tomar a los pequeños para sentarlos en las piernas y compartir con ellos el placer de leer un cuento, lejos de las distracciones de la televisión. Empezar con los cuentos tradicionales, clásicos, pero fundamentalmente elegir libros que agraden a todo el mundo. Si un libro resulta aburrido, olvídelo y busque otro que sea interesante. Desde muy chicos ellos empiezan a identificar, por ejemplo un bebé gateador ya sabe cual es el cuento donde esta el gato, o el tren, libros de imágenes solamente para los bebés; el niño se familiariza con los libros en la medida que los mismos están presentes en sus cotidianidades, y ojo hay que hacer un ritual cada día, pues son los rituales los que se convierten en hábito; cepillarse los dientes por ejemplo.

Los chicos empiezan a tener su cuento preferido y piden una y otra vez que se les vuelva a leer y ojala los papitos y docentes se gocen la actividad de leerles cuentos, cambiando de voces, en fin, igual cuando sucede esto es bueno cambiar el texto por algo absurdo, por ejemplo y ... caperucita amarilla llevaba guisantes, carne, patatas, entonces el niño salta a corregir, hay que recordar que el planteamiento de situaciones absurdas proyectan la creatividad, hay que aprender junto con los chicos a ir construyendo un lazo de amistad eterna ojala, con los libros. Otra forma de estimular el interés del niño por los libros, es convertir un libro en un premio. Cada vez que haya que premiar al niño por algo importante, regalarle un libro es una excelente opción y ojala de su tema preferido, animales, princesas, dinosaurios, la luna, en fin; cuando el pequeño disfruta activamente de los libros, se le puede inducir a que él lea el cuento, basándose en la imágenes, resultan ser unos autores de una imaginación fantástica. También puede ser que el educador para la felicidad empiece inventando un cuento que se le olvida y el chico debe continuar, por ejemplo, una vez un gigante se fue al bosque encantado de las fantasías a buscar… y se le pasa la palabra al pequeño, este ejercicio resulta lindo, tierno, creativo y de un estimulo cuando son varios chicos; igualmente adivinar finales es… wao como una sopa de dedos gordos para los pequeñines, siempre es mejor leer que ver televisión. En otras circunstancias se le puede trasladar al niño el problema para ver que haría él en esa situación, siempre habrá respuestas suficientemente creativas como para escribir un anecdotario. Colorear cuentos es una opción perfecta, es dar la oportunidad de crear, o pintar sus propias historias, él hace imágenes y cuenta su propia ficción.

Cuando es claro que el chico se interesa por las historias, que se involucra con la trama, se identifica con los personajes, empieza a participar y a imaginar distintos finales, y a vivir variadas sensaciones riéndose, emocionándose, etc, hay que sorprenderlo con nuevos cuentos. Los sentimientos que promueve la lectura son infinitos, los valores como la responsabilidad, el respeto, un chico que adquiere el habito de la lectura jamás le teme a la soledad porque un buen libro es una excelente compañía, los chicos aprenden a saber acceder a la información y eso es uprioritario; la verdad Caricias Calientitas se inspira en Andrés Fernando que hoy después de 27 años es autodidacta, tanto es su habito de la lectura que supera los currículos universitarios, y lo mejor es que es Feliz!

Con Caricias Calientitas

Los beneficios del libro para los niños son incalculables, pues lleva al niño a querer leer, a buscar saber, a adentrarse en el mundo del arte, del dibujo y de la imagen a través de las ilustraciones. Aumenta su habilidad de escuchar, desarrolla su sentido crítico, aumenta la variedad de experiencias, y crea alternativas de diversión y placer.

domingo, 7 de febrero de 2010

ATUENDOS PARA LA FELICIDAD


Vestir los chicos es una tarea dulce que demanda paciencia a montones, pues los atuendos seguramente escogidos con mucho amor carecen de practicidad, comodidad y seguridad, atributos que deben tener las prendas que usen los niños. Por ejemplo las chicas llegan al mundo y de una les abren sus delicadas orejitas, pues serán costumbres, pero por favor!! Y qué me dicen de pegar hebillas y moños en la cabeza… por favor!! Los bebés aun no necesitan de accesorios de ese estilo, para resaltar su ternura y delicadeza esta el brillo de sus ojos, el tamaño de su boca, etc. Igual en cuestión de accesorios, ojo con las cadenas, porque el pequeño puede ingerirlos en caso de zafarse y porque podrían presionar su cuello y causarle problemas al respirar, además, en caso de tener dijes, el bebé podría succionarlos y tragárselos. Los accesorios suelen ser bastante atractivos para adornar el delicado cuerpo del bebé pero, en ocasiones, pueden poner en peligro su seguridad.

Volviendo a la ropa, cuando son bebés, deben evitarse prendas que tengan adornos con cintas o hilos de amarrar, pues el bebé puede ahorcarse o enredar en estos sus deditos y brazos. Tampoco botones, podría chuparlos y tragarlos. Las prendas de vestir deben ser holgadas; no se recomienda el uso de escarpines apretados, porque pueden restringir la circulación. Hoy en día el bebé nace y les da por ponerles mitones en las manos, que para que no se enfríe, que para que no se aruñe la carita… pues este hábito no es sano, impide la exploración de la motricidad fina del bebé. Las mamitas aplican un viejo y sabio refrán que dice: “hijo ponte el saco que tu mamá tiene frío” y dan rienda suelta a ponerle cantidad de prendas, que solo consiguen hacer sudar al bebé, los bebés son mas susceptibles al calor que al frío, provocan sarpullido en la piel. Además del pañal, ponerle dos camisetas, el conjunto enterizo y arroparlo con un cobertor. El mejor material y recomendación para la prendas de vestir de los chicos es que sea de algodón, fuera los fajeros.. . Qué tal? Estas feas e incomodas prendas evitan la oxigenación normal del ombligo, lo mantiene caliente y húmedo; dicen las creencias que evita que el bebé se hernie cada vez que llora; sin embargo, el llanto fortalece la pared abdominal. Tampoco se deben poner en el área botones ni canicas.

A la hora de seleccionar las prendas de vestir para la felicidad, la seguridad, la comodidad y practicidad es recomendable para los bebés que la ropa de abra por delante con botones de presión, los baberos alegres pero que sean lavables inmediatamente, los gorritos como todas las prendas deben ser holgados jamás apretados, pero ojo, porque entonces se ven bebes de 2 meses con ropa talla 2 años, tampoco, por favor, o chicos de 3 años con zapatos que le bailan porque como crecen tan rápido mejor que le queden grandes para que le sirvan mas!!! Cuidado
A los recién nacidos por lo general no les gusta estar desnudos, pues sin ropa se sienten desprotegidos. Los bebés prematuros son los más exigentes. De ahí que muchos de ellos se pongan a llorar cuando se les desnuda. No existen reglas o consejos universales con respecto a la ropa de los bebés. Depende más de gustos personales y modas locales, aunque Caricias Calientitas sugiere ropa con amor, con los colores de la alegría, la suavidad de la ternura, la caricia del diseño y tener en cuenta: que la ropa se le pueda poner y quitar con facilidad, conviene elegir prendas que se abran totalmente por delante o por detrás. También conviene evitar aquellas prendas que suelten pelo o tengan adornos pequeños que puedan desprenderse y llegar a la boca o la nariz del bebé. Es recomendable utilizar prendas de fibras naturales (algodón), que absorben la humedad y no producen irritaciones ni alergia. La ropa debe ser amplia y ligera para permitir libertad de movimiento. No obstante, la ropa interior, como las camisetas y los bodys de algodón, no debe quedar demasiado holgada. Los jerseys, las chaquetas, los calcetines o patucos y los peleles o pijamas enteros, completan el equipo necesario para vestir al bebé. Los baberos pequeños son útiles para que la baba y las regurgitaciones del bebé no empapen la ropa. Así, el bebé permanece seco más tiempo y se evitan las irritaciones en el pliegue del cuello. El momento de vestir al bebé debe ser un ritual de cariño, ternura, dulzura, suavidad, porque cuando son tan pequeñitos hay mamitas que se ponen nerviosas porque creen que los van a lastimar, igualmente es una oportunidad para aprovechar y estimular al bebé hablándole de las partes de su cuerpo, por pequeñitos que sean ellos van asimilando. Algo importante es mantener la privacidad del momento, ni mas faltaba que el vecindario y la familia entera este presente en ese momento.
Tan pronto como crecen y se convierten y gateadores, caminadores, parlanchines, es posible que haya que adquirir nuevas prendas para sus guardarropas. La ropa siempre debe ser agradable y práctica.

Los vestidos para las niñas son muy primorosos pero pueden ser poco funcionales. Ella podrá jugar sentada y caminar libremente, pero puede lastimarse las rodillas o quedarse enredada en algún gancho. La pequeña necesita medias gruesas y una ropa interior para proteger el pañal. Es conveniente comprar prendas de tallas más grandes y adaptarlas al cuerpo del niño. La ropa holgada es más cómoda y le puede servir mas tiempo, pero tampoco incurrir en tallas demasiado grandes; los pantalones son muy prácticos y populares para niños de ambos sexos. La vestimenta estrecha podría restringir los movimientos de los chicos, y es aconsejable evitar los tejidos o fibras que impiden la actividad física del menor. Por ejemplo, las medias apretadas o muy pequeñas pueden tener un efecto negativo en el crecimiento del pie del bebé. Sin embargo, los calcetines son muy buenos para que el niño mantenga sus pies tibios y puedan gatear y caminar con suavidad. Durante los días lluviosos o de mucho frío, una chaqueta caliente o un sweater son esenciales, además de un gorro o una bufanda. Los pies del niño deben estar abrigados también. Al sweater del bebé le pueden bordar sus iniciales para que no se extravíe y coserle unos botones para que el niño no pueda despojarse de él, porque seguramente lo intentará.

En cuanto a los zapatos, no es recomendable colocárselos desde temprano. Lo mejor es esperar hasta que cuando el niño tiene formado el pie y puede caminar correctamente manteniendo el equilibrio. Antes sería muy inconveniente. Actualmente, se recomienda que los niños con pies planos tengan un buen balance, usen zapatos normales ajustados al pie. Las plantillas son más cómodas y producen menos molestias. Los pijamas cómodos (los que se abren por delante y del cuello a los tobillos son buena opción). Poner el pijama abierto en el cambiador, tumbar al bebé encima, meter sus piernas y luego sus brazos y abrochar. Para sujetar los pantalones, y para subirlos y bajarlos con facilidad, nada más cómodo que una goma (eso sí, hay que comprobar que no apriete su cintura). Otra opción muy práctica son los petos abiertos por la entrepierna; con ellos no hay que desnudar al niño para quitarle el pañal. Los pijamas con piecitos para no preocuparse si se desarropan, pijamas frescas, pijamas de dos piezas para los más grandecitos, con antideslizante, de 3 piezas y pijamas térmicos. Todas 100% algodón y confeccionadas con amor y alegría para dulces sueños.

Al acercarse el momento de recibir a al bebe es indispensable estar preparada con la ropa y los accesorios necesarios. Los familiares y amigos hacen muchos regalos que en ocasiones no son lo que realmente necesita el bebé y cuando pasan los meses la mayoría de ropa que le regalaron al bebe era talla recién nacido o 3 meses y ya no le "entra". Ahora que un babero precioso se merece lucirlo en ocasiones especiales. Al salir con el niño y alimentarlo fuera de la casa, los baberos que vienen con diseños y que a la vez son impermeables son los mejores. Un tema obligado es la pañalera, por favor a veces encontramos chicos que van de paseo al parque, o van donde el pediatra, o a una visita donde los abuelitos y parece que se fueran a mudar, llevan cosas y cosas, la pañalera ideal debe llevar un tendido acolchado para cambiar al bebe en cualquier parte. Pañal, una muda, pañitos húmedos, su tetero, o compota, babero y un juguete pequeño que es su objeto de seguridad.

Respecto a la hora de dormir, es aconsejable tenerle al bebe entre 4 y 8 pijamas por etapa. Es decir, esta cantidad para la talla 3, la talla 6, la talla 9 y así sucesivamente. Pueden parecer muchas, pero hay que tener en cuenta que cada etapa dura tres meses y si se tienen tres pijamas, más o menos se le pondrá cada una 30 veces y habría que lavarlas todos los días, eso sin contar que el bebe en la mitad de la noche puede necesitar un cambio.

En climas calidos, lo mejor vestiditos cortos, frescos y prácticos para cambiar al niño fácilmente. Las sudaderas, deben ser frescas o abrigadas son una excelente opción. Asegurarse de tener por lo menos una, aunque se viva en clima calido, porque no se sabe cuando pueda hacer un poco de frío o empezar las épocas de lluvia.

Cuando los chicos están mas grandecitos les encanta escoger su ropa, es un momento para ejercitar el respeto por la diferencia, una ocasión perfecta para conciliar y crear acuerdos, igualmente es el momento de animarlos para que se vistan solos, vayan aprendiendo el nombre de las prendas y su adecuado uso, incluyendo el cuidado. Los colores deben ser los de la alegría, es “feo” ver chicos vestidos de negro, por favor, la alegría es parte fundamental del vestido de la felicidad, la alegría no siempre es roja, y otra cosa cuando se visten los chicos para ocasiones especiales, los papitos pretenden que actúen como estatuas para que estén como de foto todo el tiempo, nuevamente hay que llamar a la prudencia, al respeto, para que el chico se pueda comportar de forma natural. Una ultima recomendación, no excederse en climas fríos con tantas prendas, a veces parece que fueran a escalar el monte Everest, y aquí mamitas y papitos hay que dejar que los niño experimenten el clima en vivo y en directos, tampoco pues sacarlos lloviendo sin la debida protección pero sin exagerar, en lo único que esta permitido exagerar es en ternura, suavidad, practicidad, comodidad, alegría, susurros de amor y caricias calientitas!

Con Caricias Calientitas

a ningún recién nacido le gusta sentir el roce del aire en la piel, ni tampoco que empujen o estiren sus partes del cuerpo a través de las prendas de ropa.

viernes, 5 de febrero de 2010

ECOGRAFÍAS PARA LA FELICIDAD


La ecografía, también llamada ultrasonido, fue utilizada por primera vez durante la segunda guerra mundial para la detección de submarinos. Años después se descubrió que la misma tecnología podía servir pera observar al feto dentro del útero y estudiar su crecimiento y bienestar, además sirve para confirmar la dulce espera y la ubicación intra o extrauterina, igualmente es una herramienta importante para controlar el desarrollo normal del bebé, estimar su peso y también muestra donde está implantada la placenta. Es un procedimiento ampliamente utilizado en el embarazo normal y es sumamente útil en embarazos complicados por alguna enfermedad. Y hablando de amor, ternura, fe, esperanza, es un contacto con el bebé, ya que se puede ver y escuchar los latidos desde la sexta o séptima semana de gestación. Es emocionante, conmovedor, apasionante, excitante ver al bebé moviéndose en la pantalla, mucho antes de que la mamita sienta sus movimientos realmente. Este método también permite diagnosticar el sexo tempranamente.
Por su puesto descartadas las complicaciones lo que resulta arrollador es saber el sexo del bebé; motivo suficiente para soñar mas exactamente, cuarto, ropa, nombre, y lo mas importante se puede empezar una comunicación mas exacta a través de las caricias, llamarlo por su nombre, cantarle con su nombre, y soñarlo feliz, sano, triunfador. Algunos papitos se preocupan porque hay rumores bajitos sobre los efectos de la ecografía en la formación del bebé; pues a la fecha no se conocen efectos adversa para el bebé o para la mamita, como todo en la vida no se debe abusar y realizarse solo las necesarias? Deberían realizarse tres ecografías durante un embarazo sin complicaciones. La primera entre las 6 y 12 semanas para el diagnóstico de embarazo, la segunda entre las 16 y las 20 semanas para el diagnóstico de malformaciones fetales y la tercera luego de las 32 semanas para controlar el crecimiento fetal.
Desde siempre, el primer momento en que se sabe de la existencia de un aparece la curiosidad de saber el sexo del bebé, antiguamente no era una tarea fácil, además giraba en torno a muchos, mitos, como la forma de la pancita, si la mamita tenia agrieras o no, hacía pruebas con tenedores y cucharas, los antojos, en cambio hoy es esperar unos días un tiempo prudencial y la ecografía como un hada mágica resuelve la pregunta; también existe un fuerte tendencia en Europa por no saber el sexo del bebé, se ve de todo. El método más efectivo para poder saberlo es acudir al técnico en ecografías entre la semana 16 a la semana 20, es decir antes de cumplir los cinco meses para determinar el sexo.
Esta situación puede variar, ya que el tiempo dependerá si es que el bebé se encuentra tapándose los genitales durante el examen. En algunos casos, es importante saber el sexo del bebé, por ejemplo en los casos en que el bebé está atravesando por riesgos de ciertas enfermedades congénitas.
Caricias Calientitas invita a las mamitas a apostarle a la ecografía emocional, incluso hoy en día ya se habla de la ecografía emocional; diferente, su objetivo es acercar lo máximo posible la imagen del bebé y su vida dentro de la casita de agua en la pancita de la mamita, se trata de fortalecer el lazo afectivo que los une y que debe ir en aumento con el embarazo y tras el parto. La ecografía emocional permite a los demás miembros de la familia conocer al nuevo miembro, su cara, sus gestos, antes de nacer, acrecentando la ilusión de la dulce espera y adelantando el vínculo que los une para siempre, la ecografía emocional le permite a los papitos soñar en colores, experimentar sensaciones extraordinarias, asombrosas, milagrosas, fabulosas, fantásticas, una mágica forma de incidir en el estado emocional de ese nuevo ser, semilla de amor y para la mamita representad, paz, serenidad, bondad, como quien dice la ecografía emocional la lidera la mamita con su actitud! Pareciera que un tema como la ecografía nada tiene que ver con la felicidad, pues todo lo que toca a los niños desde su concepción es vital para sembrar la felicidad en su vida, pues todos los detalles médicos, afectivos, logísticos, nutricionales son medios para abonar la felicidad que se merecen nuestros mayores tesoros. Es como soltar muchas palomas blancas y globos de colores, que se eleven al cielo con voces auténticas, claras, llenas de ilusión por tener un bebé para amar y adorar, que el corazón palpite al ritmo de la ternura y la dulzura de ese precioso bebé.


Con Caricias Calientitas

La ecografía es una técnica de diagnóstico prenatal no invasiva (no obtiene una muestra directa del feto) que sirve para obtener imágenes del embrión o del feto mediante ultrasonidos y controlar la evolución de la gestación.

jueves, 4 de febrero de 2010

LACTANCIA PARA LA FELICIDAD


La leche materna solo reporta beneficios al recién nacido, gracias a ella el bebé consigue desarrollarse adecuadamente a través de los nutrientes exclusivos que contiene esta leche, también se logra una maduración de su sistema inmunológico, algo muy importante para garantizar la salud del bebé y mil razones científicas, afectivas, económicas, practicas, higiénicas, y se podrían nombrar mas. Ahora un estudio nos desvela que es fundamental alimentar a los bebés prematuros con leche materna. Además de contribuir fundamentalmente en el proceso del desarrollo mental de los niños. .

Existen miles de estudios que galardonan a la lactancia materna con innumerables beneficios en el mejor desarrollo intelectual de los niños, que alcanza la edad adulta. La evidencia muestra que los bebés que se encuentran en las unidades de cuidados intensivos debido a su nacimiento prematuro, deberían alimentarse con leche materna para garantizar un mejor desarrollo tanto intelectual como físico.
Pero bueno hoy en día las mamitas se dan el lujo de elegir que tipo de lactancia quieren para su bebé, entre la lactancia materna y la lactancia artificial es una de las primeras decisiones que tienen que tomar los papitos, sopesan factores validos algunos y triviales otros, como: la estética del cuerpo de la mamita, la comodidad de poder dejar el bebé con otra persona y que sea alimentado a horas, la economía que representa la lactancia materna juega un papel importante en las mamitas mas pobres, porque vale decir que la lactancia artificial jamás igualará el contenido, proteínico y vitamínico de la lecha materna, por la tanto todos los esfuerzos por parecerse a la original es costoso. Vale traer a colación que la Academia Americana de Pediatría (AAP) coincide con organizaciones como la Asociación Médica Americana (American Medical Association, AMA), la Asociación Dietética Americana (American Dietetic Association, ADA) y la Organización Mundial de la salud (OMS) recomiendan la lactancia materna como mejor opción para alimentar a un bebé. La lactancia materna contribuye a la defensa contra las infecciones, a prevenir alergias y a proteger contra diversas afecciones crónicas.
Tan sencillo como que las mamitas deben alimentar a sus bebés exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses. A partir de ese momento, la AAP anima a las madres a continuar con la lactancia materna por lo menos hasta los 12 meses y durante más tiempo si tanto la mamita como el bebé así lo desean. Existen expertos que consideran a la leche materna como la mejor opción nutricional para los bebés, y bueno también hay que contemplar que no siempre la lactancia materna es posible. En muchos casos, la decisión de dar el pecho o el biberón al bebé se basa en criterios de comodidad y estilo de vida y en consideraciones médicas específicas.
Para las mamitas que no pueden amamantar a sus bebés o que deciden no hacerlo, las leches infantiles son una buena alternativa, sin embargo es mejor la lactancia materna, aparece el sentimiento de culpa, entonces en lo posible si el bebé se alimenta con leche artificial pues que la mamita sea quien le de su tetero a horas, convierta el momento en un ritual de afecto, dulzura, ternura, cariño, en fin hay que rescatar el vínculo emocional con el bebé y llega a ser muy fuerte si se lleva a cabo con el ritual descrito, hacer de ese momento un tiempo de gran conexión e intimidad entre la mamita y el bebé. La decisión de amamantar o dar el biberón a su bebé es una decisión personal. De todos modos, hay algunas consideraciones que tal vez valga tener en cuenta antes de decidir qué es mejor.
Amamantar a un bebé es una experiencia maravillosa tanto para la mamita como para el bebé. Proporciona una nutrición ideal y una experiencia de vinculación especial; sus ventajas saltan a la vista y están corroboradas científicamente, la protección contra las infecciones, pues los anticuerpos que la mamita le trasmite al bebé a través de la leche materna pueden ayudar a disminuir la incidencia de muchos trastornos, incluyendo: las infecciones de oído, las diarreas, las infecciones respiratorias y la meningitis. Hay otros factores que contribuyen a proteger a los bebés amantados contra las infecciones, al favorecer este tipo de lactancia el buen funcionamiento del sistema inmunitario, aumentando las defensas contra las infecciones y disminuyendo la proliferación de microorganismos nocivos como las bacterias y los virus. Y para los bebés prematuros y también los protege contra: las alergias, el asma, la diabetes, la obesidad, y el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), se puede concluir que los bebitos amantados por sus mamitas tienen menos infecciones y se tienen que hospitalizar menos frecuentemente que los alimentados con leche artificial.
Los componentes de la leche materna -lactosa, proteína (suero y caseína) y grasa a menudo denominados la "comida perfecta" para los bebés humanos, son fácilmente digeribles por el sistema digestivo, todavía inmaduro, del recién nacido, como quien dice que los bebés tienen menos problemas digestivos que los alimentados con leche artificial. La leche materna tiende a digerirse con mayor facilidad, por lo que los bebés amamantados tienen menos episodios de diarrea o estreñimiento.
La leche materna también contiene, lógicamente, muchas de las vitaminas y minerales que necesita un recién nacido. Una madre sana no necesita tomar ningún suplemento vitamínico o nutricional, exceptuando la vitamina D. La leche materna contiene algo de vitamina D y esta vitamina se fabrica en el organismo cuando la piel se expone a la luz solar. Pero, puesto que la exposición solar aumenta el riesgo de lesiones cutáneas, se recomienda minimizar esta exposición. Las leches comercializadas intentan reproducir los ingredientes de la leche humana y cada vez se están acercando más, aunque no han conseguido reproducir su composición exacta. ¿Por qué? Porque algunos de los componentes más complejos de la leche materna son demasiado difíciles de fabricar artificialmente y hay algunos que todavía no se han identificado.
La lactancia materna no cuesta ni un céntimo, es gratis y produce un grado de felicidad increíble, para educar en la felicidad y para la felicidad, la lactancia materna es una asignatura de obligatoriedad, siempre y cuando la elección no este comprometida con problemas físicos de la mamita; los investigadores han constatado que los bebés que se alimentan exclusivamente con leche materna tienen menos episodios de infección de oído. Esto implica menos visitas a la consulta del pediatra, lo que significa menor cantidad de copagos y menor necesidad de comprar medicamentos de venta con o sin receta médica. Asimismo, las mujeres que amamantan a sus hijos tienen que faltar menos al trabajo para cuidarlos cuando se ponen enfermos.
Por lo general, una mamita lactante necesita 500 calorías adicionales cada día para producir leche materna, lo que significa que deberá ingerir una amplia variedad de alimentos equilibrados. Esto permite que los bebés amamantados puedan probar diferentes sabores a través de la leche materna, pues esta sabe de forma diferente en función de lo que haya comido la madre. Sin tener que hacer carreras de última hora al supermercado, la leche materna siempre está disponible y lista para tomar. Y tampoco hace falta calentar biberones a media noche. A las madres que amamantan a sus hijos también les resulta más fácil estar activas –y entrar y salir de casa con sus bebés- sabiendo que podrán alimentarlos en cuanto los pequeños tengan hambre. Algunos estudios han constatado que la lactancia matera ayuda a prevenir la obesidad. Y los bebés y cuando son niños y adultos, que fueron alimentados con leche materna tienen un coeficiente intelectual más alto que los alimentados con leche artificial. Y beneficio divino, tierno casi indescriptible como el contacto piel a piel Las mamitas, disfrutan enormemente de la íntima conexión que establecen con sus bebés cuando los amamantan. Y el contacto piel a piel contribuye a afianzar el vínculo emocional que se establece entre mamita e hijo.
Y la mamita también tiene sus beneficios, claro que si, la capacidad de alimentar al bebé sin necesidad de administrarle ningún otro nutriente puede ayudar a una madre a ganar seguridad en sí misma sobre su capacidad para cuidar del pequeño. La lactancia también quema calorías y ayuda a que el útero se encoja tras el parto, de modo que las madres que amamantan a sus hijos recuperan la figura y pierden peso más deprisa, pero tristemente hay mamitas que sacrifican estos beneficios y mejor dejan de lactar y se meten en un quirófano, así mismo, los estudios muestran que la lactancia materna ayuda a reducir el riesgo de cáncer de mama y también es posible que ayude a reducir el riesgo de cáncer de útero y de ovarios.
A pesar de ser la mejor opción nutricional para los bebés, la lactancia materna también puede acarrear algunas preocupaciones que comparten muchas mamitas, aunque algunas le cogen el tranquillo enseguida, puede ser todo un desafío para otras. A veces, tanto la mamita como el bebé necesitan mucha paciencia y persistencia para habituarse a la lactancia materna. Pero generalmente, a la larga, los esfuerzos compensan con creces, tanto a la mamita como al bebé. Entre las preocupaciones más frecuentes de las madres, sobre todo durante las primeras semanas o meses de lactancia, se incluyen: Incomodidad y molestias, al principio, como ocurre con cualquier habilidad nueva, muchas mujeres no se sienten cómodas cuando dan el pecho a sus bebés. Pero, con información, apoyo y práctica, la mayoría de mamitas superan esta etapa. El punto fundamental es que la lactancia no debe doler. Y es cierto también que los bebés amamantados necesitan alimentarse más a menudo que los alimentados con leche artificial porque la leche materna se digiere más deprisa que la artificial. Esto significa que el bebé puede necesitar mamar cada dos o tres horas (tal vez más, tal vez menos) durante las primeras semanas de vida, esto puede ser agotador para la mamita, pero una vez la lactancia está bien establecida (lo que se suele conseguir aproximadamente al cabo de un mes), otros miembros de la familia pueden colaborar dándole al bebé biberones de leche que la madre se haya extraído previamente cuando necesite un respiro o deba reincorporarse al trabajo. Y los bebés no tardan mucho en alimentarse menos frecuentemente y en dormir toda la noche de un tirón (generalmente en torno a los tres meses). Asimismo, con un poco de organización y administrando bien el tiempo, resulta más fácil diseñar un horario de lactancia y extracción de leche que resulte manejable. Las mamitas que dan pecho deben tener cuidado con lo que comen y beben, puesto que pueden transmitírselo a sus bebés a través de la leche materna. Si una mamita lactante bebe alcohol, una cantidad reducida del mismo le llegará al bebé a través de la leche materna. Después de tomar cualquier bebida alcohólica, deberá esperar por lo menos dos horas antes de amamantar al bebé. El consumo de cafeína debería limitarse a no más de 300 miligramos (entre una y tres tazas de café) al día porque esta sustancia puede provocar problemas, como inquietud e irritabilidad, en los bebés. Algunos bebés son muy sensibles a la cafeína y tienen problemas incluso con cantidades menores.
La lactancia otro acto de amor, que fortalece la educación para la felicidad, un acto de amor que como todo lo de los bebés pasa rápido, por la tanto hay que disfrutar este maravilloso acto de amor! Este disfrute de animar a la lactancia materna esta inspirado en mis bebés Andrés y José que tomaron leche materna hasta el año y hoy con 27 y 25 años son inteligentes, creativos, seguros, armónicos, y sobre todo son felices, y tenemos una relación súper bonita.

Con Caricias Calientitas

Si todos los niños y niñas fueran alimentados exclusivamente con lactancia desde el nacimiento, sería posible salvar cada año aproximadamente 1.5 millones de vidas.

martes, 2 de febrero de 2010

GATEADORES PARA LA FELICIDAD

Los bebés son exploradores natos, les encanta curiosear el espacio en que viven y el gateo les permite ir más allá del mundo que conocían hasta el momento por sus propios medios. La mayoría de los bebés gatean antes de caminar pero para lograrlo primero necesitan ejercitar el control de su equilibrio, coordinar sus manos y pies y fortalecer los músculos de sus piernas que luego le permitan caminar.
La mayoría de los bebés comienzan a gatear entre los 6 y 10 meses, sin embargo no todos se encuentran en este perfil; pues algunos omiten esta etapa y pasan directamente a caminar; otros bebés en cambio, adoptan su "propia técnica" de gateo como por ejemplo los que se desplazan sentados, doblando las piernas para deslizar las nalgas, como si estuvieran remando con ellas, igual existen los que se desplazan deslizando su pancita con la ayuda de sus piernas y manos. No existe motivo de preocupación si el bebé no gatea en esta etapa, lo importante es que se desplace y no la forma en que lo haga. Lo mejor es dejarlos que incursionen en su propia forma de gateo. Déjalo que adopte la técnica que más le convenga para conseguir lo que quiere.
Sentarse y gatear son acciones que aparecen casi que simultáneamente, obviamente cuando ya se sientan sin apoyo. La cabeza es como una torre de control erguida que le permite observar todo su alrededor, y luego decidir a dónde se desplaza, mientras sus músculos se van fortaleciendo para poder ponerse en cuatro, posición que estimula todo tipo de emociones en los adultos, como ternura, alegría, sorpresa, posteriormente entre los 9 y 10 meses descubre que al empujar sus rodillas contra el piso obtiene el envión necesario para comenzar a gatear. Luego aprende a volver a sentarse desde la posición de gateo y desde entonces comienza a perfeccionar su técnica cada vez más hasta que gatea perfectamente. Vale decir que todos estos tiempos no son regla universal, existen bebés que gatean a los 5 meses, otros comienzan a los 10 meses, pero hay que estar atento con la estimulación y consultar oportunamente con el pediatra para descantar cualquier problemilla muscular.
El bebé, junto con su nana, o adulto acompañante, quien sin obligarlo debe estimularlo, poniendo objetos o juguetes supremamente llamativos alejados, también es aconsejable colocar obstáculos proporcionales al tamaño del bebé y seguros que no representen peligro; pueden ser almohadas, cojines, o cajas para que él solo descubra como esquivarlos, dándole más seguridad, velocidad y agilidad, hay que tener presente que jamás se debe dejar solo al bebé en su fantástica aventura de gatear; cuidar que los manteles no queden con puntas al alcance del bebé pues podría jalarlo y traerse de paso todo lo que hay encima de la mesa; cuando el gateador encantador y arrollador con su picardía y afán de explorar encuentra problemas de obstáculos hay que dejarlos que intente resolverlo por sus propios medios, cuando el bebé enfrente la frustración, se le habla con amor, incluso se le hace el recorrido para que vea que puede, y si tampoco así supera el obstáculos ayudarlo resulta grato en su misión.
El espacio ideal para gatear debe ser un lugar libre de peligros para que el bebé gatee a gusto y nuevamente nunca dejar solo al bebé sin supervisión durante esta etapa. Ojo con las escaleras, los enchufes deben estar tapados; lo de los manteles colgantes, eliminar objetos que representen peligro al ser llevados a la boca, pues estos divinos y tiernos exploradores hacen de su principal herramienta de investigación a la boca. Todo se lo quieren llevar a la boca, por su puesto ventanas y puertas que den al vacío clausuradas. Hay que estimular el derecho a que el bebé divino y precios, y hermoso, primoroso, encantador, se mueva a gusto y satisfaga su curiosidad. Por favor acompañantes, educadores para la felicidad, olviden y boten a la basura bien lejos el NO, obviamente esta etapa es ideal para empezar a poner unas reglas del juego, normas, pero que no se confundan con continuas prohibiciones, estrictas y reiterativas, aquí cabe el famoso refrán de ponerse en los zapatos del otro. Recordar que todo es nuevo para este investigador privado. Los zapatos con cuidado en climas calidos es mejor descalzo, en temperaturas frías unos zapaticos livianos y suaves son los ideales, ojo livianos y muy suaves, mejor medias. El piso pues limpio, las alfombras no son las más apropiadas pues ellos se recrean con bolitas de lana y no es apropiado.
Aprender a gatear demanda el desarrollo de una serie de habilidades y destrezas que suponen para el bebé el reto de aprender a dominar su cuerpo, conocer su entorno y desarrollar su inteligencia, si desarrollar su inteligencia, por lo tanto, la asepsia extrema, la sobreprotección, y los mimos excesivos son enemigos declarados de esta etapa hermosa! Gatear les ayuda en la maduración del tono muscular, les permite entrenar los reflejos de caída que le librarán de muchos chichones y brechas cuando comience a caminar, además si se observa con atención los bebés y los chicos caminadores tienen unos angelitos de la guarda que trabajan sin descanso, los protegen a todo dar! Y bueno cuando su cerebro aprende la mecánica del gateo, empieza el bebé a responder rápido ante situaciones nuevas e inesperadas como hacer zig-zag por debajo de las sillas del comedor sin golpearse ni quedar atrapado. El control del gateo que, en un principio requería de toda la atención del niño, pasará a través de la práctica, a un control más automático. De este modo, libera recursos para que su cerebro pueda prestar atención a otros estímulos por ejemplo, estar pendiente de lo que hagan otros niños, buscar un juguete o reaccionar de forma rápida para evitar un golpe. Los errores que se traducen en sustos o caídas que en últimas ayudan a ajustar los movimientos de forma más precisa en el futuro. Las caídas (guardadas las debidas proporciones), por lo tanto, son necesarias, además de que no se pueden evitar si aportan sustancialmente a una experiencia enriquecedora durante la etapa de gateo. A tan sólo 30 centímetros del suelo no le causarán grandes problemas y le ayudarán a evitar otras más peligrosas cuando empiece a andar. Los niños que han sido gateadores experimentados cuando tropiezan al andar, rara vez se golpean gravemente, han aprendido a girar para caer de culete, a poner las manos o a rodar para salvar la cabeza.
El gateo, es la primera conquista de autonomía del bebé y comienza a sentirse libre emocionalmente. Obviamente esta etapa demanda mas acompañamiento, energía, paciencia, creatividad, por favor cero comparaciones con los bebés vecinos, familiares, para nada, es mejor recordar que cada bebé tiene su propio ritmo, la música es una compañía inmensamente agradable y necesaria en esta etapa, los cuento aparecen para que el bebé empiece a identificar, el cuentos de los pollito, esta etapa con una adecuada y amable estimulación resulta una cómplice perfecta para el desarrollo cognoscitivo del bebé, eso que también hay que hablar de las bondades físicas y emocionales, resaltar por ultimo que la inteligencia es una de sus mayores beneficiarias.
Para las familias con bebés gateadores un kid recomendado es el de protección, amabilidad, caricias, cantos, colores, imágenes, dulzura, ternura, alegría, espíritu luchador, paciencia, respeto, gratitud, y recomendarles, sugerirles, aconsejarles que se gocen, disfruten esta maravillosa etapa que como todas pasa demasiado rápido.
Con Caricias Calientitas
Estoy muy concienciada con el tema del gateo porque cada vez hay más niños que no han gateado y contemplo con frecuencia en el parque, en la piscina, etc. cómo madres o abuelas bienintencionadas pero equivocadas, impiden a los bebés gatear y les obligan a andar